Inocencia inconformista II © 2013 admin. All rights reserved.

Sustratos- Alberto Guerrero

Sustrato es un estrato que subyace a otro sobre el cual puede influir. Es una capa oculta tras otra, puede que totalmente invisible, puede que parcialmente desvelada, pero siempre determinante en lo que se ve. Me interesa el sustrato que conforma la identidad verdadera del hombre. Como en los cuadros, los humanos estamos hechos de lo que se ve desde fuera y de lo que está detrás. Somos estratos y sustratos.  La primera impresión, a los ojos del espectador, es la de un color único. Somos rojos, azules o naranjas, más o menos deslumbrantes, brillantes o vitales, más o menos apagados, más o menos oscuros. Pero si quien nos observa se toma el tiempo de traspasar la capa superficial, yendo más allá sin prejuicios, descubre millones de colores, de sustratos: experiencias y vivencias diferentes que contribuyen en mayor o menor medida a hacernos quienes somos: únicos y originales en nuestra esencia. Lo esencial – decía Saint Exupery en El Principito- es invisible a los ojos. La verdad del hombre está escondida tras un montón de vivencias, creencias o realidades que nos influyen y dejan rastro en quiénes somos hoy. Estas pinceladas de realidad van conformando nuestro color actual y quién sabe cómo lo matizarán con el tiempo: somos seres en permanente cambio hechos de capas. Entre nuestro origen y la última capa que nos cubra, solo habrá sustrato.